ciag faraon-egipto

Práctica con el mantram Faraon

Práctica con el mantram: Faraon

Comentario del Maestro Samael, de diversas de sus obras:

Las rodillas poseen una maravillosa substancia que les permite el libre movimiento de tan sencillo y maravilloso engranaje óseo. Esa substancia es la sinovia, que quiere decir «sin» con, y «ovia» huevo, «substancia con huevo».

El huevo es realmente una substancia maravillosa. Experimentos esotéricos, altamente científicos en relación con el desdoblamiento de la personalidad humana, prueban que la cáscara del huevo tiene ciertos poderes ocultos que facilitan el desdoblamiento astral.

La clave consiste en reducir a polvo la cáscara del huevo. Esos polvos se los aplicará el discípulo sobre el pecho y en las axilas. Se acostará luego en su lecho y adormézcase luego el estudiante pronunciando el mantram Faraon, así:

Faaaaaaaaaaaa

Rrrrrrrraaaaaaaa

O000000nnnnnn…

Esto se puede pronunciar mentalmente, y cuando ya el discípulo se sienta adormecido, levántese de su lecho y diríjase hacia la Iglesia Gnóstica.

La primera sílaba Fa corresponde al gong chino, o sea, el Fa musical que resuena en toda la creación. Hay que pronunciar esta nota para sintonizarse con la Madre Natura.

ffffffffffaaaaaaaaaaa…

La segunda sílaba Ra, corresponde a un mantram muy antiguo que hace vibrar todos los chakras del cuerpo astral. Este mantram no se pronuncia con R sino con RR, así:

rrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaaa…

Y la última sílaba On corresponde al mantram hindú On, pero aquí se pronuncia así:

ooooooooonnnnnnnnnnn…

Este mantram Faraon se puede vocalizar con la mente, o mejor con el corazón. Así pues, el poderoso mantram egipcio Faraon sirve para «salir» en cuerpo astral.

Acostaos en vuestro lecho, hermano, repito, acostaos. Es bueno que os acostéis boca arriba. ¿Entendéis?

Relajad vuestros músculos… ¿Ya están relajados? Cerrad vuestros ojos. Adormeceos.

Vocalizad ahora el mantram Faraon, ese mantram maravilloso para salir en cuerpo astral. Vocalizad así:

Faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa…..

Rrrrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaaaa…..

Oooooooooooooooonnnnnnn….

¿Ya vocalizaste?… Bien hermano. Levanta tus rodillas, oye bien hermano, tus rodillas. Quiero decirte que dobles las piernas. Apoya las plantas de los pies sobre la cama. Claro, al hacer esta operación, las rodillas quedan levantadas verticalmente, ¿verdad? Repetid el mantram

muchísimas veces. Podéis vocalizarlo un poquito más suave y también podéis vocalizarlo mentalmente. Adormeceos conservando así las rodillas, verticalmente, adormeceos hermano, deberéis imaginar vivamente las pirámides de Egipto. ¿Entendido?

Esto no es trabajoso hermano, convénzase usted de que esto no es trabajoso. Evite toda tensión mental y adormézcase.

El resultado será espléndido. Usted, envuelto en su astral, despertará allá en los mundos internos, abandonará su cuerpo físico sin saber a qué hora ni cómo. Despertará así, conscientemente en su astral allá adentro, adentro de sí en cualquier país del mundo.

Bien, creo que usted ya entendió. Voy ahora a explicar otros mantras para salir en cuerpo astral. Escuchen, tengan confianza, es necesario que ustedes pongan atención en lo que están escuchando.

En el museo de Antropología e Historia de la ciudad de México existe la figura de un hombre en piedra, semi-acostado, en decúbito dorsal.

Las plantas de sus pies se posan en su lecho, las rodillas en alto, las piernas medio flexionadas contra los muslos, el torso arqueado en actitud de primer impulso para levantarse, con la cara hacia la izquierda y la mirada en el horizonte; en sus manos, un recipiente a la altura del plexo solar.

Este hombre en piedra es conocido por los arqueólogos con el nombre de Chac-Mool y es uno de los pocos símbolos del panteón azteca que se salvaron de la destrucción de la Conquista.

Fue tallado por los místicos aztecas, mayas, tarascos, etc., para perpetuar la sabiduría que ellos recibieron como herencia secreta de sus antepasados.

Se puede usar la posición de la mencionada escultura azteca y mantralizar Faraon, nombre cuyas sílabas se descomponen así: Fa, Ra, On, y que debidamente vocalizadas son un mantram que hace que el cuerpo astral de quien las pronuncie se separe del físico, y el hombre flote en el espacio hacia la gran pirámide de Gizeh en Egipto.

No es peligroso salir en cuerpo astral. Durante el sueño todos los seres humanos andamos en los mundos internos con la conciencia dormida.

Toda alma abandona su cuerpo físico durante el sueño, entonces el cuerpo etérico tiene la oportunidad de reparar al cuerpo físico. Cuando el alma regresa al cuerpo físico despertamos del sueño normal.

En posición de firmes con la vista hacia el Este, levante los brazos sobre su cabeza hasta juntar las palmas de las manos, baje los brazos extendidos y forme una cruz con ellos y su cuerpo; después crúcelos sobre su pecho y acuéstese en decúbito dorsal. Cuando se vaya quedando dormido, pida en oración sincera a Dios y a los Maestros que lo lleven a la gran pirámide de Gizeh en Egipto. Inmediatamente que termine su oración vocalice de nuevo el mantram Faraon:

El sonido de estas sílabas, con ligeras variantes en cada una de ellas, corresponde al Fa natural de la escala musical que resuena en toda la naturaleza.

La sílaba Ra se vocaliza en los rituales egipcios.

La sílaba On, cambiándole la N por M, la vocalizaban los yoguis antes y después de sus meditaciones.

Todas las mañanas, a la salida del sol, con la cara al Este, haga prácticas de vocalización con todas las sílabas que se han dado en este libro, comenzando con la primera sílaba hasta terminar, en mañanas sucesivas, con las tres últimas de este capítulo.

Si usted practica fielmente en orden cada uno de los ejercicios que le hemos dado, por lo menos durante seis días consecutivos, pronto saldrá en cuerpo astral.

Entendemos que es usted una persona normal, que no abusa de licores ni del tabaco, que no propaga chismes, que no gusta de hacer chascarrillos a costa de sus semejantes, que ama y respeta a todo ser viviente.

Recuerde que «Dios, por darle todo al bueno, le ofrece hasta la cabeza del malvado».

En Egipto el Maestro Jesús de Nazaret aprendió a salir en cuerpo astral vocalizando el mantram Faraon. El Maestro salía a voluntad en cuerpo astral así: se acostaba en su lecho exactamente en la misma forma con que los aztecas representaban al Chac Mool, dios de la lluvia, apoyaba su cabeza sobre una almohada y se adormecía vocalizando el mantram FARAON mentalmente.

Al vocalizar, este mantram se reparte en tres sílabas: la primera es el Fa que resuena en toda la naturaleza, la segunda es el Ra egipcio y la tercera es el On, que nos recuerda al famoso Om de los indostaníes. Es importante alargar el sonido de cada una de las letras que forman el mantram Faraon. El cuerpo físico se duerme y el alma se va hacia los planos internos con la conciencia despierta, así viajamos en cuerpo astral a voluntad.

El faraón de Egipto entregó a Jesús una condecoración sagrada esotérica que fue puesta sobre su corazón, consistía en unas pequeñas alas que simbolizan a las alas ígneas.

Este mantram es para salir en cuerpo astral y, como ya dijimos, se pronuncia durante los estados de transición entre la vigilia y el sueño, concentrando la mente en las pirámides de Egipto. Pero los discípulos que no tienen el poder de salir en cuerpo astral deben adquirirlo primero vocalizando durante una hora diaria, como ya dijimos, el mantram Egipto.

La clave para salir en astral es muy sencilla, basta adormecerse pronunciando mentalmente el poderoso mantram Faraon. Este mantram se divide en tres sílabas. Fa, Ra, On. Cuando el devoto se halla ya en ese estado de transición que existe entre la vigilia y el sueño, se adentrará dentro de sí mismo por medio de la autorreflexión consciente y luego, suavemente, saltará de su cama completamente identificado con su espíritu suave y fluídico. En cuerpo astral todo devoto puede concurrir al Pretor.

Las personas que no han engendrado todavía el astral-Cristo sufren mucho porque no logran aprender a salir en astral, sino con millares de penalidades y después de muchísimo trabajar. Aquellos que en pasadas reencarnaciones engendraron el astral-Cristo, salen del cuerpo con suma facilidad.

El teúrgo tiene que saber moverse conscientemente en cuerpo astral. Las invocaciones teúrgicas se realizan en el plano astral. También pueden hacerse invocaciones de alta teúrgia en los más elevados mundos de conciencia cósmica.

El teúrgo tiene que ser diestro en el mundo astral. El teúrgo tiene que salir conscientemente en cuerpo astral. Así pues, antes de entrar en el terreno de las invocaciones teúrgicas, debemos primero aprender a entrar y salir del cuerpo físico a voluntad. Realmente, el cuerpo astral es el traje del alma. Dentro del cuerpo astral tenemos la mente, la voluntad, la conciencia y el Espíritu.

Hay un instante en que podemos nosotros abandonar nuestro cuerpo físico a voluntad. Y ese instante es el momento aquel en que nos hallamos dormitando. En esos momentos de transición entre la vigilia y el sueño, todo ser humano, envuelto en su cuerpo astral, se escapa del cuerpo físico. Hay una clave que permite escaparnos del cuerpo físico, para trabajar en los mundos superiores.

El Divino Maestro Jesucristo utilizaba esa clave cuando estudiaba en la pirámide de KEFRÉN. El Gran Maestro se acostaba en su lecho, boca arriba, horizontalmente, con las plantas de los pies colocadas sobre su lecho y las rodillas levantadas. Después el Maestro levantaba sus brazos sobre la cabeza hasta que las palmas de sus manos se tocaban entre sí; luego, las bajaba extendiéndolas a derecha e izquierda y, por último, las cruzaba sobre el pecho formando así la estrella del microcosmos. Luego el Maestro se adormecía vocalizando el poderoso mantram Faraon. Ese mantram se vocaliza en tres sílabas, así:

Faaaaaaaa…

Raaaaaaaa…

Onnnnnnnn…

Vocalizaba el Maestro este mantram muchísimas veces, hasta quedar dormido. Entonces, en los mundos internos despertamos conciencia. Nos sentimos sutiles… Flotamos deliciosamente…