CIAG 

Círculo de Investigación de la Antropología Gnóstica

 

Círculo de

Investigación de la

Antropología

Gnóstica

...

LA DIVINA COMEDIA

 

Hablaremos sobre la divina comedia, texto por sí mismo altamente esotérico e iniciático. La divina comedia es un poema alegórico, filosófico y religioso, que narra el destino de las almas en los tres mundos: infierno, purgatorio y paraíso.

 

Dante la llamo comedia porque la escribió en estilo humilde, es decir en lenguaje vulgar, pero su primera intención fue escribirla en latín.

 

Para otros, comedia porque, aunque empieza con los horrores del infierno, termina gozosamente con la felicidad del paraíso.

 

El calificativo de divina fue añadido muy posteriormente. La divina comedia no fue compuesta ni publicada  en todas sus partes al mismo tiempo.

 

Según todas las evidencias, el infierno fue escrito hacia 1300. La hipótesis se fundamenta en el primer verso del poema, en el que nos dice que baja a los infiernos a la mitad del viaje de nuestra vida humana, es decir, hacia los 35 años, un día viernes santo y recorrió todos los círculos en 24 horas.

 

El purgatorio debió escribirlo entre 1307 y 1313. En cuanto al paraíso, el mismo dice estar componiéndolo en 1319, cuando ya estaba con un pie en el umbral de la eternidad.

 

 Ello hace suponer que Dante no vio publicada esta tercera parte y que invirtió en su comedia casi la mitad de su vida.

 

La divina comedia está escrita en versos, un total de 14.320 distribuidos en 100 cantos; un canto de introducción y tres grupos de 33 cantos para cada una de las partes…

… que vendrían a recordarnos a las 33 vertebras que componen nuestra columna vertebral, que se asimila a su vez, a la que porto moisés en el desierto.

 

En el infierno, que es donde nos vamos a ubicar durante toda la conferencia, consta de 4720 versos, que sumados cabalísticamente dan un total de 13,  numero altamente simbólico en el tarot cuyo significado es la muerte mística psicológica.

 

La idea argumental de la divina comedia es que dante perdido en una oscura selva, camina sin rumbo durante una noche entera.

 

  A la mañana siguiente encuentra la salida, pero se le cruzan un león, símbolo de la soberbia, una pantera, símbolo de la lujuria, y una loba, símbolo de la avaricia, que le arrojan hacia la  selva de donde salió.

 

En ese momento se le aparece Virgilio, mandado por Beatriz, el cual se ofrece a acompañarle por el infierno y el purgatorio con la esperanza y la promesa de ver a Beatriz  en el paraíso.

 

  La puerta del infierno está flanqueada por esta terrible inscripción:

 

Antes de mí no hubo nada creado a excepción de lo inmortal y yo duro  eternamente, oh vosotros los que estáis, abandonad toda la esperanza.

 

  Estas palabras indican que el infierno existe desde toda la eternidad. Pasan el Aqueronte, palabra griega que significa rio de dolor, y dante se encuentra con el terrible demonio Carón;

 

 Penetrando en el infierno que tiene forma de embudo y está dividido en nueve círculos concéntricos, en cada uno de los cuales se encuentran famosos personajes de la historia, tanto paganos como cristianos.

 

Esotéricamente Carón o Caronte es el dios infernal, cuya vejez eterna es siempre melancólica y abominable, que reúne a las almas muertas para llevarlas a las eternas tinieblas, en medio del calor y del frío.

 

 Quien no vence a Carón mediante el arcano a.z.f., se tendrá que sumergir en las aguas negras y fangosas del rio para ser eliminados de su naturaleza todos los yoes de la psicología.

 

  Pero si lo vence será un alma viva entre los muertos, y podrá dominar a voluntad a este enigmático personaje.

 

En el primer círculo se halla el limbo, lugar donde se coloca a todas las almas buenas, pero que no han recibido el bautismo.

 

  Aquí se complace el poeta en colocar a los grandes filósofos griegos Sócrates, Platón y Aristóteles.  Caminando siempre hacia la izquierda, recorren el resto de círculos, que van estrechándose cada vez más.

 

En ellos contempla el poeta la inmensa muchedumbre de condenados, que sufren atroces tormentos, tanto mayores cuanto más graves son los pecados que cometieron.

 

Hay escenas aterradoras y episodios admirables, como el de los amores de  Francesca de Ramini y Paolo Malatesta y el de la muerte del conde Ugolino y sus hijos en la torre de Pisa.

 

 En el último circulo esta lucifer, justo en el punto central del infierno y la tierra, con la cabeza en un hemisferio y los pies en otro.

 

Lucifer- Prometeo en el gnosticismo tiene un papel muy importante en nuestro proceso interior. El diablo o lucifer ha sido denominado en todas las culturas de diversas maneras.

Lucifer es la misma piedra bruta, filosofal de los alquimistas, el divino daimon de Sócrates, el dragón de la sabiduría, la serpiente del génesis, el Pegaso de la mitología, el príncipe de la luz y de las tinieblas, etc.

 

El venerable maestro Samael nos dice al respecto:

Quien muere en sí mismo, libera a lucifer – Prometeo encadenado y él le paga con creces, porque es un coloso: con potestad sobre los cielos, la tierra y los infiernos.

 

Pelear contra el dragón- lucifer significa vencer las tentaciones del ego animal, porque él es esa fuerza revolucionaria que se halla en el fondo mismo de nuestro sistema sexual, y que sabiamente manejada, puede transformarnos en seres completamente conscientes.

 

 Sin embargo, el aspecto negativo de lucifer nos conduce al fracaso, y por ello se dice que él es el adversario que mora en el corazón del mundo.

 

Es obvio, que todo aquel que baja al infierno, como dante, tiene que vencer a su propio lucifer interior; y así también es como Perseo corta la cabeza de la medusa, liberando la conciencia y saliendo victorioso del ego animal.

 

Sobre los tres grandes personajes de la divina comedia diremos que son: Virgilio, Beatriz y dante. Virgilio, símbolo de la filosofía y de la poesía y también su maestro, acompaña al poeta hasta donde la razón puede llegar a explicar.

 

 A partir del momento en que la razón no es capaz de entender es Beatriz, símbolo de la teología y del amor, su madre divina, quien se ofrece como compañera de  viaje por el mundo de las esferas estrelladas.

 

Sobre otras obras semejantes podemos indicar que en las grandes epopeyas de la historia aparece este descenso a los infiernos.

En el mahabharata es el héroe Judd Nasthir, en la odisea, el gran Ulises, en la Eneida, el piadoso Eneas.

La obra del v. M. Samael.

 

Hablaremos sobre lo que explica el v. M. Samael aun weor de los mundos infiernos en su libro si hay infierno, si hay diablo, si hay karma.

 

El maestro explica que existen nueve círculos infernales dentro del planeta tierra y a cada círculo corresponde el nombre de un planeta.

 

El primer círculo o primera región sumergida corresponde al limbus, el orco de los clásicos citado por Virgilio, el poeta de Mantua, sería como  la antesala del infierno.

 

Se nos ha dicho que tal zona mineral se halla vivamente representada por todas las cavernas del mundo, que unidas astralmente devienen complementando la primera región sumergida.

 

Dice el dante, el viejo florentino, que en tal región encontró a todos aquellos inocentes que murieron sin haber recibido las aguas del bautismo.

 

Debe entenderse todo esto en forma estrictamente simbólica. Es decir que aquí se hallan las almas que no han trabajado con los misterios del sexo en forma positiva con el maithuna.

 

En el orco de los clásicos, en el limbo, encontramos a muchos hombres ilustrados que murieron sin haber recibido las aguas del bautismo.

 

Equivocados sinceros llenos de magnificas intenciones, pero equivocados. Gentes que creyeron posible la liberación, sin necesidad de la magia sexual.

 

Así pues, en la primera región sublunar, bajo la epidermis de este planeta en que vivimos, moran fríos y sepulcrales los difuntos.

Uno siente verdadera tristeza, supremo dolor, al contemplar a tantos millones de desencarnados vagando con la conciencia dormida en la región de los muertos.

 

Las sombras de los muertos van y vienen por todas partes en el primer círculo dantesco; se ocupan en las mismas actividades de la vida que paso;  sueñan con los recuerdos del ayer; viven totalmente en el pasado.

 

Ahí encontramos la primera contraparte sumergida de nuestras ciudades, calles, aldeas, comarcasy regiones. No es pues de extrañar el que en esta región, se viva una vida semejante a la actual;

 

En modo alguno nos debe asombrar el hecho de que los fallecidos visiten las casas donde vivieron, o ambulen por aquellos lugares que antes conocieron, ocupándose en los mismos oficios o trabajos que solían hacer.

 

Ahora estudiaremos el segundo círculo dantesco, quiere referirse el maestro  samael al aspecto sumergido del planeta mercurio.

 

Es tal zona subterránea el lugar donde viven los fornicarios, aquellos que gozan extrayendo de su organismo el esperma sagrado.

 

Esas infelices criaturas del mundo soterrado, hundidos en el vicio, desesperadamente van y vienen por aquí, y por allá.

 

 Tales egos blasfeman incesantemente y odian a muerte todo aquello que tengo sabor a castidad.

 

Allí encontramos a  la emperatriz Semiramis, terrible fornicaria que estableció en su país leyes que favorecieron las pasiones animales.

 

En la esfera sumergida de mercurio habitan millones de humanas criaturas con el abominable órgano kundartiguador totalmente desarrollado.

 

Este círculo mercurial al tener mayor número de leyes, 192, tiene mayor mecanicidad y los sufrimientos son muchísimo más intensivos que en el primer círculo dantesco o  de la luna que tiene  96  leyes, es decir que la mercurial región tenebrosa es más densa que la lunar.

 

En la tercera región venusina hay 288  leyes y hace de tal zona subterránea algo demasiado complicado y espantosamente difícil y doloroso.

 

Dante la describe como una zona de lluvia incesante, fría y espantosa, simbolizándonos las lágrimas de dolor de las almas perdidas que sufren por ser víctimas de su gula y otros vicios como borracheras, cabarets, y prostíbulos.

 

Después de una fiesta de vino por ejemplo, lo que se vendría a experimentar seria el estupor  físico y mental en el que se ve envuelta la persona.

 

En este círculo, sobre todo sufren al escuchar los espantosos ladridos de cerbero, el perro guardián de los infiernos, al cual se le representaba con 3 cabezas erizadas de serpientes, y provocaban sus ladridos mucho aturdimiento a las sombras  de los humanos.

 

 Habría que conseguir la auténtica castidad dominando a nuestro cerbero, símbolo de la lujuria.

Seria controlar sabiamente el poder sexual para que nos transforme.

 

En el cuarto círculo infernal o del sol, dante nos describe una zona donde habitan todas aquellas sombras que no supieron gastar razonablemente, los avariciosos, los que no supieron guardar, los derrochadores, jugadores de loterías, etc.

 

También el avaro, aquel que no hace circular el dinero, aquel que egoístamente lo retiene en forma indebida, está perjudicando a la ley del equilibrio.

 

Ambos tipos, desequilibran la balanza de la economía universal.  Todos los procesos económicos, pertenecen a una ley cósmica, la del eterno trogo- autoegocratico cósmico común.

 

 Esta ley se manifiesta como una reciproca alimentación de todos los organismos, permitiendo la convivencia entre los mundos y plantas.  En desequilibrio cualquiera de las 2  ocasiona tremendos perjuicios económicos a los pueblos.

 

En el quinto círculo del infierno o de marte resaltan las gentes irónicas, furiosas, los soberbios, altaneros y orgullosos.

 

 Lo más doloroso de esta región abominable, es tener que encontrarse los perdidos con sus mismas diabólicas creaciones milenarias.

 

Incuestionablemente  la conciencia embotellada en todos esos agregados psíquicos que constituyen el ego, el mí mismo, ha de enfrentarse a sí misma con todos sus componentes.

 

El quinto círculo dantesco resulta más denso que los cuatro anteriores debido a su composición atómica, 480 átomos del sagrado sol absoluto. Por tanto resulta mucha más grosera  que las anteriores, por ende el sufrimiento es mayor.

 

En el sexto circulo o de júpiter es aún más densa que las cinco anteriores, pues lleva 576 átomos del sagrado  sol  absoluto, es decir que las gentes  que  viven sumergidas en esta región  hacen de sus existencias algo demasiado complicado y difícil.

 

El tiempo se vuelve espantosamente lento en esta  región; cada minuto parece siglos y  la vida se  hace tediosa e insoportable.

 

Viven en esta región los blasfemos, aquellos que odian todo lo que sepa a divinidad y los herejes, esos que cultivan el dogma de la separabilidad.

También esos jerarcas que abusaron de su poder, pésimos padres de familia que teniendo bienes a montones, niegan pan, abrigo y refugio a sus hijos.

 

En la séptima esfera sumergida o de Saturno nos dice el M. Samael Aun Weor que prevalece cierto color rojizo sanguinolento que caracteriza la pasión animal violenta, la morada de los violentos contra la natura, de los violentos contra el arte, los fraudulentos, los violentos contra dios, los violentos contra sí mismos,  contra sus propios bienes  o  contra los bienes ajenos.

 

En esta zona dante señala a su vez 2  personajes habitantes de esta zona: las arpías, monstruos fabulosos con cuerpo de ave, con cuello y rostro humano, pies de garras y vientre de plumas.

 

Desde el punto de vista esotérico y simbólico, son jinas negros, que utilizan los  2  aspectos inferiores negativos de la prakriti.

 

El otro personaje es gerion, que aparece entre otro recinto del círculo. Es el símbolo del fraude, el cual tiene rostro de un varón justo, de bondadosa apariencia, pero el resto de su cuerpo es el de una serpiente.

 

En el octavo circulo de Urano  existen millones de seres vueltos pedazos, sangrando, hiriéndose con sus uñas y dientes, decapitados, etc.

 

Lugar pétreo e ígneo a  la vez  donde el  fuego tortura realmente a los perdidos.

 

 todo ello necesario, por ser el inicio de un proceso de osificación,  cristalización,  mineralización y destrucción  de todo ego animal, donde las cristalizaciones son en verdad de una insoportable   materialidad.

 

 

 

Penúltimo circulo fatal y aliviador, para que cada uno de ellos sea  devorado por la serpiente tentadora del edén, convirtiéndose en víboras venenosas.

 

Ella, los devora con el propósito de desintegrarlos para liberar la esencia. Y cumplida su labor en el averno, vuelve a su polarización positiva.

 

Así es el amor y el misterio tan grande de toda madre divina. Nos referimos a Kali,  la reina de los infiernos y de la muerte.

 

Por fin, dante llega al mismo núcleo de la tierra, al pozo del universo, nuestro centro de gravedad planetaria que es de una inercia espantosa.  Es allí donde se desintegran definitivamente las criaturas involucionantes.

 

Este es el noveno círculo o de Neptuno, que está dividido en cuatro recintos donde habitan  4  clases de traidores,  según  la gravedad del pecado contraído.

 

Los condenados  se encuentran  oprimidos en el hielo, con los rostros vueltos hacia arriba,  y  sus  llantos  apenas les dejan llorar  porque  sus lágrimas que al salir vierten, se encuentran con otras ya condensadas, volviendo a penetrar de nuevo en sus ojos.

 

En este 9 círculo se encuentra hundido en el hielo,  invertido lucifer.

 

Lucifer en el gnosticismo tiene un papel muy importante en nuestro proceso interior.  El  diablo o lucifer ha sido denominado en todas las culturas  de diversas maneras.

 

Lucifer es la misma piedra bruta, filosofal de los alquimistas, el divino daimon  de  Sócrates,  la serpiente del génesis, el  Pegaso de la mitología,  el príncipe de la luz y  de las tinieblas, etc., etc.

 

 

 

El M. Samael  nos dice al respecto:

 

Quien muere en sí mismo, libera a  lucifer- Prometeo encadenado, y él le  paga con creces,  porque es un coloso: con  potestad sobre los cielos, la tierra y los infiernos.

 

Cuando hayamos eliminado de nuestra naturaleza intima todo elemento animal habremos vencido a satanás.

 

Pelear contra  el dragón- lucifer  significa  vencer las tentaciones del ego animal,  porque él es esa fuerza  que se halla en el fondo mismo de nuestro sistema sexual,  y  que sabiamente manejada, puede transformarnos en seres completamente conscientes.

 

Terminando  con esta  conferencia, podemos aclarar que en cada uno de los nueve círculos infernales resaltan determinados defectos que llevamos dentro, y bien si entramos en estos círculos querrá decir que no habremos vencido al  ego, y  la madre naturaleza tendrá  que  hacerlo por nosotros mediante esos  sufrimientos

 

También cuando desintegremos el ego aquí y ahora mediante trabajos conscientes y  padecimientos voluntarios, nos convertiremos en maestros como el Buda.

 

 

VOLVER