CIAG 

Círculo de Investigación de la Antropología Gnóstica

 

Círculo de

Investigación de la

Antropología

Gnóstica

...

EVANGELIO DE LA VERDAD

 

INTRODUCCIÓN Y NOTAS

 

El texto del Evangelio de la Verdad procede del Códice I (también llamado Jung Codex) de la Biblioteca de Nag-Hammadi. Se encuentra tras el Evangelio de Santiago, en un intento, por parte del copista, de organizar los textos temáticamente.

 

De este evangelio se tenían noticias desde antiguo pero no existía copia o fragmento conocido hasta el descubrimiento de ésta biblioteca de maravillas gnósticas. Su autor es el propio Valentín y, por tanto, el original fue escrito en el siglo II.

 

Nuestra traducción, nuevamente, proviene del análisis exhaustivo del texto copto y posterior crítica y discusión entre todos los especialistas participantes. En conjunto se encuentra muy bien conservado por lo que las lagunas son muy pocas y fácilmente se ha podido reconstruir. En cuanto al sentido original, ésta traducción que presentamos es la versión más convincente y clarificadora.

 

Entre las singularidades que se pueden observar destaca el tratamiento del misterio del Hijo (Yeshua). Lejos de estar expresado en términos históricos se revela como una impactante realidad actual y omnipresente, dotándolo de un sentido gnóstico grandioso.

 

Quedará perfectamente claro al lector que éste es un tratado de alta psicología transcendental. Los acontecimientos revelados hay que ubicarlos en el espacio psicológico del individuo. Y están escritos por quien ha vivido en si mísmo todo el proceso.

 

A fin de captar con mayor claridad la significación del texto, incluimos a continuación unas breves notas sobre algunas palabras y expresiones:

 

Esquema.- La estructura del Kenoma o Deficiencia.

 

Errar el blanco.- Hemos preferido esta expresión a la que suele usarse en otras traducciones: pecado. En griego, pecado es un término militar referido al tiro con arco. Significa literalmente: "errar el blanco". En los textos coptos es utilizado con el mismo sentido y expresa de una manera muchísimo más clara el sentido original. Pecar es ir en la dirección equivocada. (véase también: Metanoia).

 

Logoi .- LOGOI es el plural de LOGOS (Logos). Se refiere a los Seres individuales, la parte espiritual, el "dios interior" de cada ser humano. La parte espiritual emanada del Logos Supremo, el Padre.

 

Metanoia.- Se traduce, en general, como arrepentimiento. Pero su significado literal es "dar un giro radical en la comprensión". Por tanto, en oposición a pecado (véase "errar el blanco"), significa obtener una mayor comprensión y actuar en consecuencia.

 

Totalidad.- Se refiere a las "partes superiores del Ser", aquellas que forman el supraconsciente humano y que han emanado del Padre, conformando el Pleroma. En oposición se encuentra la Deficiencia, la multiplicidad, aquellos eones cuyo nombre no ha sido dado por el Padre y que conforman la base del engaño y el error. Obsérvese que el escrito, de alto contenido psicológico, expresa una realidad y un misterio que se ha de verificar individualmente en todo iniciado gnóstico.

 

Para mayor claridad de la Logia 31 cabe decir que en los sistemas de cálculo habituales de la época se usaban los dedos de la mano izquierda para expresar los números del 1 al 99. Para el 100 se pasaba a la mano derecha.

 

Como en traducciones anteriores los corchetes [ ] contienen frases o palabras que estaban dañadas y se han reconstruido. Lo que está contenido entre paréntesis y cursiva corresponde a palabras aclaratorias que se han incorporado para mejor comprensión del texto pero que no aparecen en el original.

 

EVANGELIO DE LA VERDAD

 

 

1. El Evangelio de la Verdad es alegría para quienes han recibido del Padre de la verdad el don de conocerle, por el poder del Logos que deviene del Pleroma que está dentro del Pensamiento Inmanente y la Conciencia del Padre. Éste es el que llamamos Salvador, pues su obra es trabajar por la Salvación de los que se habían separado del Padre.

 

2. Este Evangelio es la manifestación de la Esperanza, a través del descubrimiento de sí mismos, para quienes lo buscan (al Padre). Ya que la Totalidad (las partes superiores del Ser individual) le estaba buscando a El (al Padre) de quien habían salido. Y la Totalidad estaba dentro de El, el inconcebible, el incomprensible, el que está más allá de todo pensamiento. La ignorancia del Padre produjo ansiedad y miedo. Entonces la ansiedad se condensó como una niebla, de tal forma que nadie podía ver. De esta forma se fortaleció lo erroneo, trabajando su materia vanamente, por ignorar la Verdad, creando una obra fuerte y seductora, semejante a la Verdad.

 

3. Pero esto no fue ninguna humillación para El, el inconcebible, el incomprensible. Pues esa ansiedad y ese ensueño y esa obra engañosa, no eran nada, mientras que la eterna Verdad es inmutable, inquebrantable y de una total belleza. Por eso, despreciad la obra engañosa. No tiene raíces y esta nublada con respecto al Padre, maquinando actividades, ensueños y temores, para capturar a los que están en la transición y hacerlos cautivos.

 

4. El ensueño producido por el engaño no es una revelación, no es una [obra hecha] desde el Padre. El ensueño no ocurre bajo la dirección de El, aunque su primer origen está en El. Lo que nace de él (del Padre), es la Gnosis, que se manifestó para que el ensueño se disuelva y el Padre sea conocido. Puesto que el ensueño ocurrió porque se ignoraba al Padre, después cuando el Padre se conozca ya no habrá más ensueño.

 

5. Este es el evangelio de quien se busca a sí mismo, que se ha revelado a los perfectos por las misericordias del Padre, a través del misterio secreto: Yeshua, el Cristo . El iluminó a quienes estaban en la oscuridad a causa del ensueño. Los iluminó y les mostró un camino y ese camino es la verdad que él proclamó.

 

6. Por eso el Engaño se enfureció contra El y lo persiguió para suprimirlo y eliminarlo. Fue clavado en un árbol y se hizo el fruto del conocimiento del Padre. No obstante, no causó la muerte a quienes lo consumieron, sino que a quienes lo consumieron les dio motivos de felicidad por tal descubrimiento. Porque El los encontró dentro de sí mismo, y ellos lo encontraron dentro de sí mismos: al inconcebible, al incomprensible, al Padre, el perfecto que creó a la Totalidad, dentro de quien la Totalidad existe y de quien la totalidad tiene necesidad. Porque El había retenido dentro de sí mismo el perfeccionamiento de ellos, el cual todavía no les había sido conferido.

 

7. Pero el Padre no es celoso, pues ¿qué envidia podría haber entre El y sus miembros? Porque si el Eon (el Obstinado) hubiera prevalecido, no habrían podido venir al Padre. Por eso él retiene dentro de sí mismo la perfección de ellos, dándosela en la medida en que retornan a él, a través de un conocimiento (Gnosis) único. Él es quien creó la Totalidad, en el que está contenida la Totalidad y a quien la Totalidad necesita. Es semejante a una persona a quien algunos habían ignorado, aunque él desea que lo conozcan y le amen. Pues ¿de qué carecía la Totalidad, excepto del conocimiento del Padre?

 

8. Así él (El Logos) llegó a ser el guía reposado y silencioso en el lugar de instrucción. El Logos vino a las escuelas y pronunció la Palabra como el maestro designado para ellos. Se acercaron quienes se consideraban a sí mismos como sabios, poniéndole a prueba, pero El les confundió porque eran vanos. Ellos le odiaron, porque no eran verdaderamente sabios. Entonces, después de todos éstos, se acercaron también los niñitos, a quienes pertenece la Gnosis del Padre. Fortalecidos, conocieron las formas-del-rostro del Padre. Conocieron y se conocieron; se glorificaron y glorificaron. El viviente libro de la vida fue revelado dentro del corazón de ellos, el que está escrito en el Pensamiento Inmanente y la Conciencia del Padre y que desde antes del establecimiento de la Totalidad estaba en su Incomprensibilidad. Nadie puede tomar este (libro) , porque fue reservado para el que lo tomará para ser muerto.

 

9. Ninguno de los que confiaban en la salvación podría manifestarse a menos que este libro hubiese aparecido. Por eso el misericordioso y fiel, Yeshua, con paciencia acepta los sufrimientos para tomar este libro, ya que él sabe que su muerte es vida para la Totalidad. Tal como la fortuna del difunto dueño de la propiedad queda en secreto hasta que se abra su legado, igualmente la Totalidad queda escondida mientras el Padre de la Totalidad es invisible, el que es engendrado por sí mismo, de quien todas las dimensiones se originan.

 

10. Por eso se aparece Yeshua, vestido en aquel libro, clavado a un árbol, para publicar el decreto del Padre en la cruz. ¡Oh enseñanza sublime, por la que él se humilla a sí mismo hasta la muerte aunque vestido de vida eterna! El quita los trapos de la mortalidad para ponerse esta inmortalidad, la cual nadie le puede quitar. Entrando en los espacios vacíos de los terrores, El saca a quienes habían sido despojados por el ensueño. Actuando con conocimiento y perfección, El proclama lo que hay dentro del corazón [... para] hacer sabios a quienes han de recibir la Gnosis. Pues quienes son instruidos son los vivientes, inscritos en este libro de la vida, quienes reciben la enseñanza sobre sí mismos por medio del Padre para volverse a El de nuevo.

 

11. Ya que la perfección de la Totalidad deviene del Padre, es requisito que la Totalidad ascienda a El. Cuando alguien posee la Gnosis, recibe las cosas que son suyas y las posee. Pues el ignorante es un menesteroso falto de muchas cosas, y lo más grande que le falta es aquello que lo debe perfeccionar. Dado que la perfección de la Totalidad deviene del Padre, es necesario que la Totalidad ascienda hacia El y que cada parte adquiera lo que le pertenece. Él inscribió a la Totalidad (en el Libro) previamente, para darles (la Perfección) a éstos, que habían salido de Él. Todos éstos, cuyos nombres eran conocidos por Él de antemano, son llamados a Él. Así que, los que tienen la Gnosis son los que tienen un nombre dado por el Padre. Pero aquellos cuyo nombre no ha sido dado por el Padre, son las partes de la ignorancia.

 

12. ¿Cómo podrían responder aquellas partes cuyo nombre no ha sido pronunciado? Pues lo que es ignorancia hasta el final es un producto del ensueño, y será disuelto con él. De otra forma ¿por qué motivo estas partes miserables no tendrían nombre y no serían llamadas?

 

13. Así la parte que posee la Gnosis, es de arriba. Cuando es llamada, oye y responde y se vuelve a quien la llama, ascendiendo a Él. Y descubre quién es el que la llama. Teniendo la Gnosis, cumple la voluntad de quien la llama. Desea agradarle, y recibe el reposo, su nombre propio se devela. Quien posee esta Gnosis descubre de dónde viene y a dónde va. Entiende como alguien que se emborrachó y que se ha sacudido su borrachera volviendo a sí mismo, para poner verticales esas cosas que son suyas.

 

14. Él (Yeshua) trae a muchos de vuelta desde el engaño. Previamente, Él entra en los espacios a los que sus corazones habían emigrado al extraviarse, debido a la profundidad de quien rodea todas las dimensiones sin ser rodeado. Es una gran maravilla que estuvieran dentro del Padre sin conocerlo y que pudieran apartarse hacia sí mismos, porque no podían ni comprender ni conocer a Él, dentro de quien estaban. Así la voluntad de Él todavía no había emergido desde dentro. Pues Él se reveló a si mismo, para que todas sus emanaciones se reunieran con Él en la Gnosis.

 

15. Este es el conocimiento del libro viviente, por medio del cual al final el (Padre) se ha manifestado a los eternos como las letras de la revelación de sí mismo. Estas (letras) no son vocales ni consonantes, de tal forma que alguien podría leerlas y pensar en la cosas vanas. Sino que ellas son el alfabeto verdadero, que sólo pronuncian quienes las conocen. Cada letra es un pensamiento perfecto, cada letra es semejante a un libro completo, escrito en el alfabeto de la Unidad del Padre para que las emananaciones conozcan, por medio de sus letras, al Padre.

 

16. Su sabiduría (Sophia) medita sobre el Logos, su enseñanza lo expresa, su conocimiento lo revela, su clemencia es una corona sobre ella, su alegría está en armonía con ella, su gloria la exalta, su imagen la manifiesta, su reposo la recibe en sí mismo, su amor hace un cuerpo sobre ella, su fe la abraza.

 

17. De esta manera el Logos del Padre surge en la Totalidad como el fruto de su corazón y la forma-del-rostro de su voluntad. Él (Yeshua) sostiene a la Totalidad, les expía y además asume la forma-del-rostro de cada uno, purificándolos, trayéndolos de vuelta hacia el Padre y la Madre, Yeshua de bondad infinita. El Padre descubre su seno, que es la Espíritu Santa, revelando su secreto. Su secreto es su Hijo, para que por las misericordia del Padre, los eones dejen de inquietarse buscándolo al Padre y se ubiquen dentro de Él, sabiendo que esto es el reposo.

 

18. Rellenando la Deficiencia, Él disuelve el Esquema. Pues el Esquema es el mundo en el cual se hizo esclavo, y la Deficiencia es el lugar de celos y disputas. Pero el lugar de la Unidad, es perfecto. Puesto que la Deficiencia se produjo porque se ignoró al Padre, en consecuencia cuando se conoce al Padre, la Deficiencia deja de existir. Tal como sucede con la ignorancia de uno, que una vez que conoce, la ignorancia se desvanece. O como la oscuridad se disuelve cuando brilla la luz. Así también la Deficiencia se disuelve cuando aparece la Perfección. Así desde ese momento en adelante ya no hay más Esquema, sino que se disuelve en la fusión de la Unidad. Porque ahora su multiplicidad yace dispersa, mientras la Unidad va perfeccionando las dimensiones.

 

19. Cada uno se realizará a sí mismo en la unificación y se purificará desde la multiplicidad hacia la unidad en la Gnosis, consumiendo la materia dentro de sí como una llama, la oscuridad con la luz, y la muerte con la vida. Ya que estas cosas así ocurren en cada uno de nosotros, debemos estar vigilantes sobre todo para que la morada sea santa y esté en silencio para la Unidad.

 

20. Es semejante a quitar jarras defectuosas de sus sitios. Si se quiebran, el dueño de la casa no sufre ninguna pérdida. Incluso se regocija, porque esas jarras defectuosas se reemplazan por otras, llenas, que son totalmente perfectas. Esto es el juicio que ha venido de arriba, como una espada desenvainada de doble filo para cortar por los dos lados.

 

21. Cuando viene el Logos, el cual queda dentro del corazón de quienes lo expresan, no es un mero sonido, sino que toma cuerpo. Una gran perturbación sucede entre las jarras, pues he aquí unas se encuentra vacías y otras llenas, o sea, unas se habían provisto pero otras se habían derramado, por lo que unas son purificadas y otras quebradas. Todos los espacios tiemblan y se agitan, carentes de orden o estabilidad. El Engaño se angustia no sabiendo qué hacer, afligido y lamentándose y cortandose-el-cabello por no entender nada.

 

22. Entonces cuando la Gnosis se acercó aniquiló al Engaño con todas sus emanaciones. El Engaño es vano, porque no tiene nada dentro. La verdad apareció, y todas sus emanaciones la conocieron. Abrazaron al Padre y se unieron con Él en un poder perfecto. Porque cada uno que ama a la verdad, se pega a la boca del Padre por su lengua, recibiendo la Espíritu Santa. La verdad es la boca del Padre, su lengua es la Espíritu Santa. Esta es la revelación del Padre y su auto-manifestación a sus eones. Él ha revelado su secreto, explicándolo todo.

 

23. Pues ¿quién es el existente, aparte del Padre solitario? Todas las dimensiones son sus emanaciones, conocidas al emerger de su corazón, como hijos que proceden de un hombre perfecto. Cada uno a quien el Padre engendra, no ha recibido ni forma ni nombre previamente. Entonces se forman por el auto-conocimiento de Él. Porque aunque están en Él, no lo conocen. El Padre sin embargo conoce perfectamente a todas las dimensiones, las cuales quedan dentro de Él.

 

24. Cuando Él decide, manifiesta a quien quiere, dándole forma y un nombre. Y al llamarlo, Él hace que sean. Antes de que lleguen a ser, éstos ciertamente ignoran a quien los formó. No obstante, no digo que no son nada, quienes no han llegado a ser todavía, sino que pre-existen dentro de Él quien intentará que lleguen a ser cuando él lo desee, como una estación que todavía no ha venido. (El Padre) conoce lo que va a producir en adelante, antes de que se manifieste. Mas el fruto que todavía no se ha manifestado, ni sabe ni consigue nada. Así todas las dimensiones quedan dentro del Padre, el Existente, del cual emergen y son establecidas desde la no-existencia.

 

25. Quien carece de raíz también carece de fruto. Por más que piense: "Existo", será destruído en sí mismo. El que no ha existido en absoluto, nunca existirá. Entonces ¿qué debe pensar de sí mismo? Esto: "Existo como las sombras y las fantasías de la noche". Cuando la Luz ilumina el terror que experimenta, comprende que no es nada. Así son ignorantes del Padre, porque no lo ven. Puesto que hay miedo, turbación, inestabilidad, duda y división, son numerosas las ilusiones y ficciones vacías que se manifiestan en ellos, sumergidos en el sueño, conviviendo con sueños inquietantes.

 

26. Huyen hacia alguna parte, se voltean fatigosamente, tras perseguir impotentemente a otros, dando golpes o sufriendo golpes ellos mismos, cayendo de un lugar alto, o volando por el aire sin alas. A veces les parece como si fueran a asesinarlos, aunque nadie los persigue, o como si ellos mismos estuvieran asesinando a sus vecinos ya que son manchados con su sangre.

 

27. Una vez que los que están en esto se despiertan, nada de esto ven, aún cuando estaban inmersos en todas estas confusiones, puesto que no existen. Tal es la vía de quienes han desechado ignorancia, despreciando el sueño. Así tampoco consideran sus acciones como algo sólido, sino que las abandonan como un sueño tenido en la noche. Conocer al Padre, conlleva el amanecer. Así ha hecho cada uno, durmiendo durante el tiempo en que era ignorante. Y este es el modo en que llega al conocimiento, despertándose. ¡Feliz quien llega a darse la vuelta en sí mismo y despierta! Y ¡bienaventurado sea el que abre los ojos del ciego! Y la Espíritu corre tras él, apresurándose para despertarlo. Tendiendo su mano a quien yace en la tierra, ella pone sobre sus pies a quien todavía no se ha levantado.

 

28. El conocimiento que da entendimiento es por medio del Padre y la manifestación de su Hijo. Una vez que lo han visto y oído, les concede saborear y oler y tocar al amado Hijo. Cuando aparece, instruyéndoles acerca del Padre, el incomprensible, el sopla hacia dentro de ellos el pensamiento de hacer Su voluntad. Cuando muchos reciben la luz, se vuelven hacia Él.

 

29. Pero los materialistas son ajenos y no ven su imagen ni le conocen, aunque Él (el Hijo) emerge en forma encarnada. Nada obstruye su camino porque la inmortalidad es indomable. Además Él proclama lo que es nuevo, expresando lo que está dentro del corazón del Padre y poniendo de manifiesto el Logos sin defecto.

 

30. La luz habla por la boca de Él, y su voz engendra la vida. Él transmite el pensamiento de sabiduría, de misericordia, de salvación, de la espíritu de poder, de la infinidad y la bondad del Padre. Él suprime castigo y tormento, porque éstos desvían de su rostro a quienes están en el error y la esclavitud, quienes tienen necesidad de misericordia, éstos que se extraviaron de su rostro en engaño y esclavitud. Destruye a ambos (error y esclavitud) con el poder y los confunde con el conocimiento. Él llega a ser un sendero para los descarriados, conocimiento para los ignorantes, descubrimiento para quienes buscan, estabilidad para los vacilantes, y pureza inmaculada para los contaminados.

 

31. Él es el pastor que deja atrás las 99 ovejas que no están perdidas, para buscar a ésta que se había desviado. Y se regocija cuando la encuentra. Ya que 99 es un número que se calcula en la (mano) izquierda, la cual lo enumera. Pero cuando se añada 1, la suma entera pasa a la (mano) derecha. Así acontece con aquél que le falta el Uno, el cual es la mano derecha entera. Él toma de la izquierda lo que es deficiente para transferirlo a la derecha, y de esta manera el número llega a ser 100. Pues la significación de lo que está dentro de estas palabras, es el Padre.

 

32. Incluso en el sábado Él trabaja para la oveja que encuentra caída dentro del hoyo. Él restaura la oveja a la vida, trayéndola hacia arriba del hoyo, para que vosotros, Hijos del Conocimiento Interior, comprendais este sábado en que la obra de la salvación nunca debe cesar, y para que hableis del día de arriba, que no tiene noche, y de la luz perfecta, que no tiene ocaso.

 

33. Hablad, por eso, desde vuestros corazones, porque sois este día perfecto y dentro de vosotros mora esta luz eterna. Hablad de la verdad con quienes la buscan, y de la Gnosis a aquellos que por engaño han errado el blanco. Sostened a quienes tropiezan, extended vuestra mano a los enfermos, alimentad a los hambrientos, regalad reposo a los cansados, levantad a quienes anhelan levantarse, despertad a los dormidos, porque vosotros sois la sabiduría que rescata.

 

34. Si obrais como fuertes, seréis también más fuertes. Atendeos a vosotros mismos y no os preocupéis con aquellas otras cosas que ya habéis echado fuera de vosotros mismos. No os volváis a lo que ya habéis vomitado para comerlo. No seáis como polillas o gusanos, porque ya habéis echado eso fuera. No os convirtáis en un lugar para el diablo, porque ya lo habéis eliminado. No reforcéis esas cosas que os causaban tropezar y caer.

 

35. El que busca el error se hace daño a sí mismo, más que daño al justo. Porque aquel actúa como alguien sin ley, mientras el justo efectúa sus obras para el bien de otros. Haced por eso la voluntad del Padre, porque sois de Él.

 

36. Él Padre es bondadoso y su Voluntad es buena. Él ha tenido en cuenta lo vuestro, para que reposeis en Él. En sus frutos se reconoce a quienes le pertenecen.

 

37. Los Hijos del Padre son su fragancia, porque proceden de la gracia de su rostro. Por eso el Padre ama su fragancia y la manifiesta en todos los lugares. Y mezclándola con la materia, él confiere su propia fragancia sobre la luz, y en su reposo la exalta encima de cada forma y cada sonido. Pues no son los oídos que aspiran la fragancia, sino la respiración (espíritu) la que tiene el sentido de oler y la aspira hacia sí mismo y se sumerge en la fragancia del Padre.

 

38. Por éste método Él la hace retornar al lugar de donde vino, aspirando la fragancia original que se había enfriado. Ésta era algo que, (hablando) en forma psíquica, se había convertido en algo parecido al agua fría sobre tierra suelta, de tal forma que quienes lo ven la consideran lodo. Entonces, cuando sopla una brisa cálida y fragante, se disuelve y evapora de nuevo. Así pues, la frialdad resulta de la multiplicidad. Por eso vino el que es fiel, para disolver la multiplicidad y traer la plenitud (Pleroma) calurosa del amor, para que el frío no vuelva, sino que exista la Unidad de la Conciencia perfecta. Éste es el significado del evangelio del descubrimiento de la plenitud (Pleroma) para los que esperan la salvación que viene de lo alto. Así que la esperanza de quienes están expectantes, cuya imagen es la luz que no contiene sombra es aquel momento en que la plenitud (Pleroma) sobreviene.

 

39. La Deficiencia de la materia no proviene de la infinidad del Padre, que viene en el tiempo de la Deficiencia, aunque nadie podría predecir que el Indestructible llegaría de esta manera. Pero la profundidad del Padre sobreabunda, y el pensamiento del Engaño no puede existir junto a Él. Es un concepto para caerse uno postrado y es una idea para levantarse, el ser encontrado por Éste que viene para traerlo de vuelta. Este retorno es llamado: Metanoia.

 

40. Por eso el Indestructible sopló, para irse tras el que ha errado, para que pueda tener reposo. Pues perdonar es quedarse atrás con la luz, el Logos de la Plenitud, dentro de la Deficiencia. Así el médico se da prisa para ir al lugar donde hay enfermedad, porque esto es el deseo de su corazón. Por esto el que es deficiente no se oculta del que tiene lo necesario. Así la Plenitud (Pleroma), que no tiene ninguna deficiencia, es lo que (el Padre) regaló de sí mismo para llenar la Deficiencia y así reciba el don.

 

41. Donde no hay el don, hay deficiencia. Cuando el don que estaba disminuído se recibe, (el Padre) revela lo que falta, haciéndose ahora Plenitud (Pleroma). Éste es el descubrimiento de la Luz de la Verdad, que amanece de su inmutabilidad. Por esto se invoca a Cristo, para que los angustiados puedan regresar. Él los unge con el oleo. Ésta es la compasión del Padre, quien tiene compasión de ellos, puesto que a quienes Él unge, son perfeccionados.

 

42. Las jarras que están llenas, son las que están selladas;. Cuando se destruye su sello, la jarra se va vaciando. Y la causa de su vaciamiento, es la ausencia de su sello. Entonces un simple soplo lo evapora. Pero de aquella (jarra) sin defecto no se quita el sello, ni se derrama nada, sino que el Padre perfecto rellena lo que hace falta.

 

43. Él es bueno. Conoce sus plantitas, pues él es quien las sembró en su paraíso. Pues su paraíso es lugar de reposo. Éste es la perfección en la Conciencia del Padre y éstas (las plantitas) son los Logoi emanados de Él. Cada uno de sus Logoi es el producto de su voluntad única, en la manifestación de su Palabra (Logos). Mientras permanecían en la profundidad de su Conciencia (del Padre), el Logos fue el primero que emergió y los manifestó junto con la conciencia que expresa al Logos único en la gracia silenciosa. Ha sido llamada Pre-Conciencia pues ellos existían allí antes de surgir a la manifestación. Así sucedió que (el Logos) fue el primero que emergió, cuando quiso la voluntad de quien lo determinó.

 

44. La voluntad del Padre es lo que reposa dentro de su corazón y le agrada. Nada existe sin él, ni sucede nada sin la voluntad del Padre. Pero su voluntad es insondable. Su voluntad es su huella, y nadie puede determinarla ni anticiparla para controlarla. Pero cuando Él quiere, lo que quiere existe aunque (a unos) no les guste. Éstos no son nada frente al rostro de Dios, frente a la voluntad del Padre. Porque Él conoce el principio y el final de todos. Al fin, les interrogará directamente. Pero el fin es recibir la Gnosis de Éste que está oculto. Porque Éste es el Padre de quien el origen emergió, y a quien volverán todos los que emergieron de Él. Ellos han surgido a la manifestación para la gloria y la alegría del nombre de Él.

 

45. El nombre del Padre es el Hijo. (El Padre) primeramente le dio nombre a quien emergió de Él y es Él mismo. Y Él lo engendra como un Hijo. Él le confiere su propio nombre. Es el Padre quien posee todo lo que existe en torno a Él. Él tiene el nombre, Él tiene al Hijo que se puede ver. Pero su nombre es trascendental, porque es el único misterio del invisible, que viene por Él a los oídos enteramente llenos de sí.

 

46. Pues en verdad el nombre del Padre no se pronuncia, sino que se manifiesta por medio del Hijo. En consecuencia, ¡grandioso es el nombre! ¿Quién por eso podría proclamar un nombre para Él, el nombre supremo, excepto solo Él, al que pertenece el nombre y los hijos del nombre, aquellos dentro de cuyos corazones reposa el nombre del Padre y quienes reposan en su nombre? Porque el Padre es inengendrado, es solo Él quien le engendra como su propio nombre, antes de formar a los eones, para que el nombre del Padre sea el Amo sobre sus cabezas, éste quien es verdaderamente el nombre, seguro en su autoridad por la potencia perfecta.

 

47. El nombre no es mera palabrería, ni es mera terminología, sino que es trascendental. Él se da nombre a sí mismo, puesto que Él solo se contempla, Él solo tiene el poder de regalarle nombre. Quien no existe, no tiene nombre, pues ¿qué nombre se puede dar a lo que no existe? Pero el que es, es junto con su nombre. Y sólo el Padre lo conoce y él solo le da nombre.

 

48. El Hijo es su nombre. Él no lo mantiene escondido como un secreto, sino que el Hijo vino a ser y (el Padre) solo le nombró. Así el nombre pertenece al Padre, así como el nombre del Padre es el Hijo. ¿De qué manera podría la compasión encontrar este nombre, excepto por medio del Padre? Pero alguien dirá: "¿Quién dará nombre a alguien que ya existía? ¡como si los niños no recibieran nombre de quienes los engendran!"

 

49. Así en primer lugar es apropiado que entendamos sobre este tema: ¿Qué es el nombre? Verdaderamente, (el Hijo) es el nombre, así también Él es el nombre que deriva del Padre. Él es el nombre del Amo. Así Él no recibió el nombre en préstamo tal como los otros, según el diseño de cada individuo que sería creado dentro de su corazón. Pues él es el Nombre propio. No hay ningún otro a quien se le confirió. Él es innombrable e indescriptible, hasta el momento en que Él, que es perfecto, lo expresa (al Hijo). Y Él es el que tiene el poder de expresar su nombre y de contemplarlo. Así cuando le agrada en su corazón que su querido nombre sea su Hijo, y le da el nombre y Éste emerge de su profundidad.

 

50. (El Hijo) expresó su misterio, sabiendo que el Padre es bondadoso. Precisamente por eso, envió a Éste (al Hijo) para que hable del lugar y de su lugar de reposo de donde emanó, y glorificase al Pleroma, la majestad de su nombre y la bondad del Padre. Él hablará acerca del lugar de donde cada uno vino y rápido, de nuevo, volverá allí, abandonando la región en la que comparte el regalo de su sustancia y donde se alimenta y crece. Y su lugar propio de reposo es el Pleroma.

 

51. Así todas las emanaciones del Padre son plenitud (Pleroma) y la fuente de todas sus emanaciones está dentro de su corazón, y en Él todas ellas florecen. Él les asigna sus destinos. De esta manera se manifiesta cada uno, para que por su propia meditación [vuelvan] al lugar donde dirigen su conciencia. Ese lugar es su fuente, la cual los levanta por todas las alturas del cielo hacia el Padre. Llegan hasta su cabeza, que es el reposo de ellas. Y son abrazadas al acercarse, de manera que expresan que participan de su rostro con sus besos. Sin embargo, no se manifiestan así por exaltarse a sí mismos. Ni carecen de la gloria del Padre, ni piensan que Él sea trivial ni amargo ni furioso. Sino que Él es benévolo, imperturbable y bondadoso, conociendo a todas las dimensiones antes de que entren en la existencia, y sin necesidad de instruirse.

 

52. Esta es la forma de ser de quienes pertenecen a las alturas, por la grandeza del inconmensurable, mientras esperan al Único y Perfecto, que está allí para ellos. Y no descienden al Hades;. No tienen ni celos, ni lamentaciónes, ni mortalidad sino que reposan dentro de Él, que permanece en reposo. No son ni turbados ni vacilantes en torno a la verdad, sino que ellos mismos son la verdad. El Padre está dentro de ellos y ellos están dentro del Padre, perfeccionados y hechos indivisibles en lo verdaderamente bueno, no faltándoles nada, sino que permanecen en el reposo, refrescados por la Espíritu. Y obedecen a su fuente, éstos dentro de los que se encuentra la raíz de Él y quienes no sufren la pérdida de su alma. ¡Éste es el lugar de los bienaventurados, éste es su lugar!

 

53. En lo referente a los demás comprendan en sus lugares que no es apropiado para mí, habiendo estado en el lugar del reposo, decir nada más. Pero es dentro de su corazón donde estaré consagrado por siempre al Padre de la Totalidad, junto con esos Hermanos verdaderos sobre quienes se derrama el amor del Padre y entre quienes no hay carencia de Él. Estos son quienes en verdad son manifestados, existentes en la vida verdadera y eterna y hablando de la luz perfecta que se llena con la simiente (sperma) del Padre y quienes quedan dentro de su corazón y en la Plenitud (Pleroma) y en quienes se regocija la Espíritu de Él, glorificándo a Aquel en el que existe. Él es bueno, y sus Hijos son perfectos y dignos de su nombre. Porque son niños de esta clase los que Él desea..

 

 

 

INTRODUCCIÓN Y NOTAS

 

EVANGELIO DE LA VERDAD

VOLVER