CIAG 

Círculo de Investigación de la Antropología Gnóstica

 

Círculo de

Investigación de la

Antropología

Gnóstica

...

CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE SAMAEL AUN WEOR

06/03/1917 - 06/03/2017

El Boddhisattwa del Logos Samael, nació el día 6 de marzo de 1917 en Bogotá, Colombia, y abandonó su cuerpo físico el día 24 de diciembre de 1977, en la ciudad de México D.F.

 

La celebración del centenario de su nacimiento físico glorifica a este gran Ser que tanto sacrificio y esfuerzo realizó por todos nosotros, siempre en forma desinteresada.

 

Rendimos homenaje a este gran Ser que se sacrificó, voluntariamente, por toda la humanidad hasta la última exhalación: Maestro de Maestros, Guía espiritual, Kalki Avatara, Maestro de la Blanca Fraternidad y prolífico escritor gnóstico.

 

Como Avatara, el Maestro Samael decía:

 

"Estudiad mis libros. No tengo la culpa de que, al pie de la Esfinge milenaria en la tierra sagrada de los Faraones, los Hermanos Mayores de la Fraternidad Oculta me hubiesen entregado el Mensaje para la Era Acuariana. Fue precisamente la BLANCA HERMANDAD quien ME CONVIRTIÓ EN AVATARA o MENSAJERO.

 

Dentro del mismo seno de la Logia Blanca se me llamó KALKI AVATARA, ¿y qué? No me parece que sea un delito recibir órdenes de la Fraternidad Oculta. ¿Por qué me odiarán tanto mis críticos? Estoy enseñando lo que se me ha dicho que enseñe; estoy entregando lo que se me ha dicho que entregue; si las gentes tuvieran la CONCIENCIA DESPIERTA, caerían de rodillas ante esta tremenda verdad; mas he aquí que las personas duermen".

 

Las celebraciones del CENTENARIO del nacimiento del V.M. Samael,  deben tener un carácter festivo-gnóstico, y deben servir como merecido homenaje a este Gran Ser que como el relámpago iluminó los oscuros cielos.

 

CENTENARIO DE SAMAEL AUN WEOR

 

Hace 100 años que vino a este mundo de conflictos, de luchas, de vanidades, el ser más importante del gnosticismo universal, Víctor Manuel Gómez Rodríguez, más conocido en los ámbitos esotéricos como Samael Aun Weor.

 

Para poder comprender quién ha sido Samael Aun Weor, debemos remontarnos a Víctor Manuel Gómez Rodríguez, y para saber quién fue este último, deberíamos retroceder a la anterior vida física del Maestro Samael, cuando se llamó Daniel Coronado. En esta vida, el Boddhisattwa de Samael se encarnó en Colombia, y como quiera que el rayo del Logos Samael es el de la fuerza, en casi todas sus vidas le ha tocado algo relacionado con el poder, con la política y con las armas.

 

Como Daniel Coronado sirvió en la revolución mexicana de Pancho Villa contra Porfirio Díaz, llegando a ser unos de los “Dorados” del general Pancho Villa, sirviendo en la División del Norte. Como quiera que, terminada la revolución, los burócratas se hicieron con el poder, tanto Villa como Zapata sobraban en el nuevo anagrama de organización del estado. A Villa se le entregó en propiedad el Rancho de Canutillo de 25 mil hectáreas, cercano a Hidalgo del Parral, Chihuahua, que explotó con sus antiguos compañeros de la División del Norte, los Dorados. No pasaron muchos años cuando a Pancho Villa lo asesinaron mientras viajaba en coche, ya que todavía mantenía cierto prestigio y contaba con muchos seguidores incondicionales.

 

Daniel Coronado, aquel que había dado todo por la patria mexicana al servicio de la revolución, al igual que su general, pasó al olvido y murió de viejo, en soledad y en un estado de gran miseria; aquel que pusiera su vida al servicio de la revolución, murió pagando así parte de su karma por los errores cometidos en el pasado.

 

En la última existencia, ya como Víctor Manuel Gómez Rodríguez, le siguió persiguiendo el karma del pasado, y los primeros años de su vida fueron muy difíciles, con unos padres divorciados y con una madrastra, pues su padre volvió a casarse, extremadamente cruel, que superaba con mucho a la madrastra del cuento de la Cenicienta. Por lo que muy joven tuvo que abandonar su hogar y experimentar la dureza de la calle, ya que había experimentado la dureza del hogar.

 

Víctor Manuel Gómez Rodríguez comenzó desde cero, buscando por todas las escuelas esotéricas y espiritistas la verdad que le llevara a la luz del conocimiento iniciático, pero no encontró quien le guiara en su camino. No obstante, después de mucho padecer, cuando ya estuvo preparado por las experiencias de la vida y por su tesón en la búsqueda del camino iniciático, apareció su esposa Litelantes quien, junto a él, para bien de todos, debía realizar los trabajos de la Gran Obra y entregar la doctrina a la humanidad doliente. Más adelante, aparecieron diversos Maestros de la Gran Fraternidad que le auxiliaron en su transcendental cometido.

 

La vida de Samael es muy interesante, desde el punto de vista esotérico, ya que marca algo excepcional; de cómo una persona con errores, con karma, con una situación muy difícil puede llegar al Adeptado, a la Iniciación, a la Maestría, e incluso a la Autorrealización Íntima del Ser. Además, el Maestro Samael tuvo que comenzar desde cero radical, ya que la doctrina gnóstica estaba muy segregada en los textos sagrados, muy oculta en las escuelas que fueron en su día iniciáticas, casi eliminada en las religiones e incluso demasiado opaca en los Maestros que impartían el esoterismo en esos momentos.

 

Con la llegada de Samael y su esposa Litelantes, la doctrina primigenia, la religión universal, el secreto del Gran Arcano y los tesoros de la luz, etc., fueron expuestos a todos los buscadores de la verdad absoluta, para que pudieran verlos y para que lograran poseerlos. Pero todo tiene un precio, nada se da regalado el coste es el esfuerzo y a veces el súper-esfuerzo, unido a la buena voluntad, la constancia, la búsqueda de la perfección y el sacrificio por los demás, entre otras cosas.

 

 La Maestra Litelantes solía decir: “Ustedes desprecian las enseñanzas porque se les ha entregado en bandeja de plata, no les ha costado esfuerzo alguno conseguirla”. Lo cierto es que Samael se destruyó los dedos de las manos de tanto escribir en las máquinas manuales de esos tiempos, y como bien dijo en el Congreso Internacional de Antropología celebrado en 1977 en Guadalajara, México: “He escrito más de 70 obras; los dedos de mis manos, como ustedes ven, están casi destruidos; y seguiré escribiendo libros, y el día que estos dedos de mis manos ya no sirvan, de tanto darle al teclado de la máquina de escribir, ensayaré con los dedos de los pies”. Su discurso fue interrumpido con una gran ovación de los más de dos mil asistentes al evento. En ese momento, a la derecha del Maestro Samael estaba el gran apóstol de la paz, Mario Moreno “Cantinflas”, que asistió al congreso como invitado y amigo personal de Samael.

 

Sirva, por tanto, la celebración de este Centenario como homenaje a este gran Ser irrepetible, que como Avatara de esta época acuariana, ha entregado la doctrina gnóstica que en el pasado floreciera con gran esplendor en las culturas hindú, persa, sufí, hebrea, cristiana, etc.

 

Todas las sedes del CIAG, tanto en España como en otras partes de mundo, han celebrado con entusiasmo el Centenario de Samael. Este importante evento ha unido a los directivos, instructores y estudiantes en las diversas sedes de la institución en donde se han reunido en gran número durante horas para llevar a buen término esta conmemoración.

 

El Coordinador, Matías Peral, celebró el Centenario del Maestro Samael en la Sede de Aspe de Alicante, en donde cerca de 100 estudiantes escucharon las diversas conferencias que sobre la vida y obra del Maestro Samael impartieron los diversos instructores presentes. Terminado el ciclo de ponencias se dio paso a una cena de fraternidad en donde se degustaron infinidad de platos variados elaborados por los mismos estudiantes. La cena sirvió para mantener una sana convivencia entre los componentes de la institución, dentro de un clima alegre y relajado. Acciones semejantes se realizaron en las otras sedes del CIAG.

 

El día pasa, las estaciones pasan, los siglos pasan, pero la gnosis siempre está presente gracias a estos grandes seres que iluminan la aterradora noche de los siglos.  ¡Gloria a Samael y a su doctrina!